Veo, veo

Un día sabrás, mientras el cielo golpea tu lomo, cantar una adivinanza que nadie nunca acierta.